• Envío gratis a partir de 29 €

  • 1-3 días de tiempo de entrega

  • 60 días de garantía de satisfacción

  • Consulta gratuita
Mentalidad de crecimiento para campeones de boxeo

Mentalidad de crecimiento: con la mentalidad adecuada para el éxito

Conor McGregor, uno de los mejores luchadores de artes marciales mixtas, es conocido por su increíblemente gran confianza en sí mismo y su voluntad irreprimible de dar siempre lo mejor y aceptar cada desafío y tener éxito como máximo. La mentalidad de crecimiento es una forma de pensar que le ayudará a crecer y triunfar. Te diremos cómo hacer esto en esta publicación.

¿Alguna vez has oído hablar del término mentalidad de crecimiento? La mentalidad de crecimiento, también conocida como pensamiento de crecimiento, es una forma de pensar que no solo le brinda una sana confianza en sí mismo, determinación, más poder y fuerza. Es una forma de pensar que te hace más productivo, tanto mental como físicamente. Eso te hará crecer más allá de ti mismo y hará que los sueños se hagan realidad. La mentalidad de crecimiento se puede ilustrar con el ejemplo de Conor McGregor, uno de los mejores luchadores de MMA de su tiempo, conocido por sus excéntricas apariciones publicitarias.

Es cierto que su fuerte confianza en sí mismo y sus modales extrovertidos no son para todos, pero siempre logra atraer a las personas bajo su hechizo y literalmente infectarlas con su confianza en sí mismo. ¿Pero cuál es su secreto? ¿Cómo se las arregla para ser mentalmente fuerte y concentrado? ¿Qué fuerza lo impulsa en uno de los deportes más duros del mundo, en el que hay que ser increíblemente fuerte no solo física sino también mentalmente para ser el mejor?

En una entrevista dijo una vez: “Aquí no hay talento, esto es un trabajo duro. Esta es una obsesión. El talento no existe, todos somos iguales como seres humanos. Podrías ser cualquiera si le dedicas tiempo. Llegarás a la cima, y ​​eso es todo. No tengo talento, estoy obsesionado ".

Así que no hay talento para Conor McGregor, solo trabajo duro. No fue el talento lo que lo sacó del desempleo. Tampoco lo ayudó a pelear una pelea multimillonaria contra Floyd Mayweather. En su opinión, fue la disciplina de hierro, la fuerza mental y la perseverancia lo que lo convirtió en una persona segura, de voluntad fuerte y exitosa. El éxito comienza en la cabeza, esa es la mentalidad de crecimiento.

Ahora descubrirá qué hay exactamente detrás de esto y por qué y cómo el pensamiento de crecimiento también puede ayudarlo.

 

¿De dónde viene el término mentalidad de crecimiento?

¿Sabías que la mentalidad de crecimiento no es solo un concepto, sino que hay un modelo basado en la investigación detrás de ella? Fue descubierto por el psicólogo estadounidense Dr. Carol Dweck, conocida como la "descubiertora" de la mentalidad de crecimiento.

Durante muchos años trabajó en la Universidad de Columbia, así como en Harvard e Illinois antes de trasladarse a la famosa Universidad de Stanford en 2004.

En 1988, el Dr. Dweck un modelo por primera vez para mostrar la influencia de diferentes formas de pensar. Quizás también hayas experimentado que solo lograste un objetivo determinado porque creías en él. No dejaste ninguna duda, siempre tuviste tu objetivo en mente hasta que finalmente se hizo realidad.

El hecho es que todo el mundo tiene una forma de pensar muy específica que da forma a su propia imagen. Esta mentalidad puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso y, lo que es más importante, determina cómo afronta los nuevos desafíos, tareas y problemas.

En su modelo, la Dra. Dweck claramente entre una autoimagen estática (mentalidad fija) y una autoimagen dinámica (mentalidad de crecimiento). En su opinión, la mentalidad puede basarse en el desempeño (metas de logro) o estar orientada al aprendizaje (metas de aprendizaje).

Con una mentalidad fija, el resultado y el éxito asociado juegan un papel importante. Por ejemplo, el éxito depende de las buenas notas en la escuela; no hay otra forma de pensar para estas personas. El resultado cuenta, nada más.

Sin embargo, cualquier persona que persiga un objetivo de aprendizaje y, por lo tanto, tenga una autoimagen dinámica (mentalidad de crecimiento) aceptará cualquier desafío, sin importar el esfuerzo que requiera. No con el objetivo de sacar buenas notas y lograr el mejor desempeño, sino con el empeño de mejorar, crecer personal y mentalmente y adquirir más conocimientos.1 Ciertamente puedes imaginar quién saldrá victorioso al final.

En estudios posteriores, el Dr. Descubra algo más de interés. Wie pensamos en nosotros mismos puede tener un gran impacto en nuestras acciones. Por ejemplo, alguien que piensa que no es lo suficientemente bueno o no tan inteligente no creerá en su éxito en primer lugar. Sin embargo, aquellos que están convencidos de sí mismos y de sus habilidades y tienen una sana confianza en sí mismos aceptarán cualquier desafío y también estarán en mejores condiciones de lidiar con los fracasos.

La forma en que pensamos sobre nosotros mismos y nuestro desempeño mental parece tener una gran influencia en nuestra motivación y en nuestro manejo de desafíos y fracasos. Para apoyar su teoría, la Dra. Nos encanta estar con niños. Por ejemplo, les dio tareas complicadas que tenían que resolver, aumentando el nivel de dificultad cada vez hasta que las tareas no se pudieron resolver para los niños.

Muchos niños respondieron con eso El estrés. Estaban molestos, molestos y desmotivados, por eso prefirieron enfocarse en una tarea más fácil que en resolver la difícil. Otros niños se comportaron de manera muy diferente. No enterraron la cabeza en la arena. Todo lo contrario: incluso disfrutaron de tener que buscar posibles soluciones. No estaban abrumados, ni estresados ​​ni desmotivados. Tampoco rehuyeron pedir ayuda porque querían aprender algo. El hecho de que no pudieran resolver las tareas difíciles por sí mismos no importaba en ese momento.

¿Qué sucedió? ¿Por qué las reacciones y los enfoques de los niños fueron tan diferentes? Dr. Dweck en su libro de 2006 "Mindset: La nueva psicología del éxito".

Desafío para una mentalidad de crecimiento

¿Qué mentalidades hay según el Dr. Dweck?

Ya ha aprendido que el psicólogo estadounidense Dr. Dweck diferencia entre una mentalidad fija y una mentalidad de crecimiento. Las personas con una mentalidad fija o de crecimiento son fundamentalmente diferentes. Pero, ¿en qué puntos difieren exactamente?

Bajo el término "Mentalidad fija" Entiendes a personas que no se dejan disuadir de su forma de pensar. Son firmes en sus creencias y es más probable que dediquen su tiempo a moverse en un área que conocen y con la que están familiarizados en lugar de intentar algo nuevo. De esta manera, no comete errores y no tiene que enfrentar ningún problema o enfrentar nuevos desafíos.

Como resultado, no pueden cumplir sus sueños de toda la vida, precisamente porque rehuyen las nuevas tareas y temen el hecho de cometer errores. Las personas con una mentalidad fija creen que el talento y la inteligencia por sí solos aportan el éxito deseado. Están orientados al desempeño: si no logran su objetivo, es porque no tienen el talento o la inteligencia suficiente.

Tan pronto como fallan o enfrentan obstáculos, se rinden rápidamente. Estas personas no pueden lidiar con las críticas más de lo que pueden con la admisión de que tienen que aceptar la ayuda de otros. A menudo por miedo a no parecer lo suficientemente inteligente o incluso a ser débil. Se sienten igualmente intimidados cuando otras personas tienen más éxito que ellos. ¿Y cómo son las personas con una mentalidad de crecimiento?

Para personas con uno Mentalidad de crecimiento la inteligencia y el talento son bastante secundarios. Creen que con dedicación y trabajo duro, pueden lograr sus objetivos. Saben que el éxito depende de su perseverancia, por eso no se desaniman, incluso cuando se interponen obstáculos en su camino. La crítica constructiva los estimula, al igual que un posible fracaso. Oraciones como: “¡No puedes hacer eso!” No existen con ellas.

fijar metas y superar obstáculos Las personas con una mentalidad de crecimiento siempre buscan formas y medios para lograr sus objetivos. Por lo tanto, están en constante desarrollo, lo que también los lleva a ser más flexibles, más fuertes, más inteligentes y más eficientes. Se convierten en optimistas y al mismo tiempo construyen una imagen positiva de sí mismos. El esfuerzo, el trabajo duro y la disciplina son la esencia de una mentalidad de crecimiento que conduce al éxito tarde o temprano.

El éxito de otras personas no se ve de ninguna manera de manera crítica ni como una amenaza. Al contrario: utilizan la inteligencia de otras personas para expandir su conciencia, inspirarse y aprender algo nuevo. Para ellos, el camino hacia la meta es un proceso de aprendizaje que también está asociado con fallas o errores. Sin embargo, en lugar de llamarse a sí mismos estúpidos o sin talento, las personas con una mentalidad de crecimiento se esfuerzan por adquirir nuevos conocimientos y así desarrollarse continuamente.

 

Mentalidad de crecimiento o mentalidad fija: ¿qué dicen los estudios?

Las personas con una mentalidad fija o de crecimiento parecen reaccionar de manera diferente a los comentarios o críticas constructivas. Los estudios en neuropsicología lo dejan claro. Con la ayuda de un proceso de obtención de imágenes, los investigadores trataron de averiguar en qué medida las mentalidades fija y de crecimiento difieren si se enfrentaban al resultado respectivo después de una prueba realizada previamente. ¿Cómo afrontan las críticas constructivas las personas con una mentalidad fija o de crecimiento?

Después de evaluar la prueba con los participantes, se les dio retroalimentación sobre su desempeño y las soluciones sobre cómo podrían hacerlo mejor (retroalimentación de aprendizaje). Con esta retroalimentación de aprendizaje, podrían haber respondido las preguntas correctamente en el segundo intento. Luego, después de un tiempo, hubo otra prueba sorpresa no anunciada. En su estudio, los investigadores encontraron primero que ambos grupos, es decir, tanto los participantes con mentalidad fija como los participantes con mentalidad de crecimiento, se concentraban en el desempeño logrado.

Sin embargo, fue sorprendente que los participantes de Fixed Mindset ignoraran los comentarios de aprendizaje y, por lo tanto, volvieran a fallar en la segunda prueba.2 Los participantes con mentalidad de crecimiento, por otro lado, sabían cómo usar la retroalimentación de aprendizaje, por lo que pudieron mejorar en el segundo intento.

En otro experimento, los investigadores intentaron descubrir por qué los participantes con mentalidad de crecimiento prestaron más atención a la retroalimentación del aprendizaje que los participantes con mentalidad fija al registrar la actividad eléctrica del cerebro con la ayuda de electroencefalografía (EEG). Con este método, pudieron identificar un mecanismo neuronal, una llamada amplitud de Pe, que señala la atención consciente aquí.

Dado que la amplitud de Pe era mucho más pronunciada en los participantes con mentalidad de crecimiento, los investigadores plantearon la hipótesis de que los participantes con mentalidad de crecimiento prestaban más atención a la retroalimentación del aprendizaje y, por lo tanto, eran más capaces de implementarla que los participantes con mentalidad fija.3 Eso también explicaría por qué los participantes con mentalidad de crecimiento pudieron completar mucho mejor la segunda prueba del estudio mencionado anteriormente.

También es interesante que con una mentalidad de crecimiento se pueden compensar las emociones negativas que son provocadas, por ejemplo, por fracasos, problemas inesperados o críticas. Por cierto, este no es el caso de las personas con una mentalidad fija.4 Así lo demuestra un estudio reciente. Por lo tanto, los investigadores asumen que la transformación en una mentalidad de crecimiento podría tener un efecto, especialmente con los perfeccionistas, para estar más satisfechos y equilibrados.5

 

¿Qué significa la mentalidad de crecimiento para el deporte?

Mientras tanto, la teoría de las diferentes mentalidades y las posibilidades asociadas incluso han llegado al campo deportivo, incluso si Conor McGegor es actualmente el ejemplo más conocido de una mentalidad de crecimiento.

Aunque ya existen muchos estudios sobre este tema, todavía parece haber muchas voces críticas que cuestionan la teoría de la mentalidad de crecimiento. No es del todo infundado: después de todo, los científicos aún no han podido demostrar exactamente cómo se crea una mentalidad de crecimiento.6

Quizás la mentalidad de crecimiento solo se ve de manera algo crítica porque todavía no hay muchos estudios sobre este tema que describan el desarrollo de la mentalidad de crecimiento en detalle y lo hagan comprensible y aplicable para todos. sobre Basis los enfoques y estudios presentados aquí (especialmente los estudios del Dr. Dweck) posiblemente podrían proporcionar un poco más de información en los resultados de investigaciones futuras.

Si miras a los mejores atletas, el efecto de la mentalidad de crecimiento se vuelve particularmente claro. Estas personas trabajan duro para mejorar y desarrollar continuamente su rendimiento atlético con el fin de volverse más fuertes, más rápidos y en forma mental y físicamente.

Estos deportistas no dejan que los contratiempos los detengan. Al contrario: con cada derrota, la motivación aumenta. Luego trabajarás aún más en ti mismo y buscarás soluciones y nuevos desafíos para mejorar tu rendimiento y así ser mejor que otros atletas o al menos a la altura de sus ojos.

Otro ejemplo de mentalidad de crecimiento es un atleta extraordinario que dejó una gran huella en el baloncesto. Estamos hablando de Michael Jordan, uno de los mejores jugadores de baloncesto de todos los tiempos. En su libro "Relentless" el autor y entrenador de la época Tim Grover informa sobre un talento excepcional que no quiso dejar nada al azar.

En 1989, justo al comienzo de su carrera, Tim Grover aplicó a cada jugador de los Chicago Bulls como entrenador personal con una aplicación en cada casillero del vestuario. Sin embargo, no envió una solicitud a Michael Jordan porque ya era el mejor jugador del equipo de baloncesto y, según sospechaba Tim Grover, posiblemente tenía un entrenador personal. Curiosamente, solo un entrenador de atletismo lo llamó en nombre de un solo jugador. Era Michael Jordan, a quien realmente no había considerado.

Pero, ¿qué llevó a Michael Jordan a contactar a Tim Grover? Presumiblemente, el deseo de obtener más potencia y un mejor rendimiento era tan grande que Michael Jordan quería aprovechar cada oportunidad para mejorar personal y atléticamente.

Baloncesto

¿Cómo puedo utilizar la mentalidad de crecimiento y qué puedo aprender de ella?

Todos pueden usar la Mentalidad de Crecimiento por sí mismos, ¡incluido usted! Incluso si suena más fácil de lo que es perseguir constantemente su objetivo, aceptar la ayuda de los demás y utilizar la crítica constructiva como motivación, una forma diferente de pensar definitivamente puede llevarlo más lejos. El viaje es la meta, no el resultado. La inteligencia y el talento son buenos: el trabajo duro y la perseverancia son mejores para ir más allá. ¿Tiene problemas con su motivación? Como tú Supere la apatía puedes leer aquí en la Academia.

Cuando se trata de una mentalidad de crecimiento, siempre debe recordar que los reveses y las derrotas no dicen nada sobre una persona. Al contrario: solo te hacen más fuerte. No eres ni estúpido ni sin talento si algo no sale como te imaginas. Así que no tema asumir desafíos aparentemente imposibles.

Aprenda de sus errores para hacerlo mejor la próxima vez. Los desafíos te ayudan a desarrollarte aún más, aunque no debes desanimarte por las derrotas y los fracasos.

Conor McGregor y Michael Jordan son dos buenos ejemplos de atletas que han interiorizado la mentalidad de crecimiento. Si alguna vez tienes dudas sobre ti y tus habilidades, quédate con Tim Grover. Una vez dijo: "La diferencia entre la crítica y la retroalimentación es cómo se toma".

[1] https://www.unco.edu/cebs/psychological-sciences/about-us / personal-docente / pugh-kevin / dweck_leggett88.pdf
[2] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17392928/
[3] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22042726/
[4] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5040906/
[5] http://www.alearningboxblog.com/uploads/5/8/0/2/58020745/life_satisfaction_happiness_and_the_growth_mindset_of_healthy_and_unhealthy_perfectionists_among_hong_kong_chinese_gifted_students.pdf https://www.zeitzuleben.de/growth-mindset/
[6] https://www.researchgate.net/publication/317555695_Making_Champs_and_Super-Champs-Current_Views_Contradictions_and_Future_Directions