• Envío gratis a partir de 29 €

  • 1-3 días de tiempo de entrega

  • 60 días de garantía de satisfacción

  • Consulta gratuita
Inicio de la semana: consejos para una semana exitosa sin la tristeza del lunes

Inicio de la semana: consejos para una semana exitosa sin la tristeza del lunes

Termina el fin de semana, comienza la semana laboral. Los compañeros están cansados ​​y de mal humor. ¡Buenos dias lunes! Para la mayoría de las personas, el lunes es el día menos popular de la semana, pero no tiene por qué serlo. No te dejes contagiar por el estado de ánimo negativo y dale la espalda a la tristeza del lunes. Un buen comienzo de semana comienza el domingo. En este artículo descubrirás por qué es así y qué consejos puedes implementar para empezar la mañana del lunes con energía, motivación y buen humor durante toda la semana.

A muchas personas les resulta difícil comenzar la nueva semana el lunes. Tan pronto como has estado esperando el fin de semana, se acaba de nuevo. ¿Ya te está esperando una pila completa de tareas? ¿Con qué frecuencia ha escuchado de personas a su alrededor el domingo por la noche o el lunes por la mañana que no tienen ganas de ir a trabajar? ¿Cuántas veces lo ha dicho usted mismo? Los pensamientos negativos crean una especie de visión de túnel en la que nuestra percepción se centra en lo que pensamos y creemos. Todo lo demás ya no juega un papel importante y se filtra. Si su entorno piensa de la misma manera, su percepción se verá reforzada. Su comportamiento también está influenciado por sus pensamientos y se refleja en ellos. Esto se puede expresar en el hecho de que estás desenfocado, también divagas rápidamente dilación Inclínate y por lo tanto no haces justicia a tus tareas ni cuentas cada minuto hasta el final del día. Todo esto, a su vez, puede crear mal humor e insatisfacción.

Si finalmente quieres ser más productivo en la vida cotidiana y en el tiempo libre y quieres ir el lunes de buen humor, debes seguir los siguientes consejos y hacer un plan para que los pensamientos negativos sean cosa del pasado. También es útil si tiene una empresa Rutina de la mañana acostumbrarse a.

 

Consejos para prepararse para un comienzo de semana exitoso

Perfecto para óptimo gestión del tiempo es un horario semanal. Este plan no solo lo ayuda a preparar la semana de manera más positiva, sino que también mantiene sus objetivos en mente durante la semana y sabe qué tareas deben realizarse y dónde hay una necesidad de optimización.

 

1. Obtenga una descripción general de sus tareas para el comienzo de la semana

Empiece a planificar su próxima semana el domingo. Eso no significa que deba comenzar a trabajar el domingo y no poder disfrutar de su fin de semana. Sin embargo, si ya sabes el lunes qué esperar ese día y qué tareas tienes que hacer, no te sentirás tan abrumado por todas las tareas que tienes que hacer durante la semana.

Siéntate unos minutos el domingo y piensa cada día qué tareas te esperan en el trabajo, qué citas tienes y qué actividades de ocio o eventos tienes pendientes. Por un lado, te ayuda Supere la apatía para poder o para prepararse para el día y por otro lado usted mantiene la visión general.

 

2. Empiece la semana con pensamientos positivos y aprecio

Cuando haya creado su plan semanal y diario, puede sentarse, relajarse y disfrutar el resto del domingo. Antes de irse a dormir por la noche, sus pensamientos deben ser positivos. Esto hará que te duermas más relajado y sentirás más satisfacción y una mejor sensación de bienestar. ¿Qué te hizo feliz ese día? ¿Cuál fue tu mayor éxito? No tiene que ser algo que revolucione el mundo o algo con lo que pueda ganar el Premio Nobel. Aprecia las pequeñas cosas de tu vida. ¿Tuviste una buena conversación hoy? ¿Alguien te hizo reír? ¿Estaba contento con el clima o con haber visto a cierta persona? ¿Fue tu canción favorita en la radio y recuerdas una linda experiencia?

Una actitud positiva ante la vida no solo es buena para la salud, sino que también le ayuda a lidiar con preocupaciones, miedos y El estrés más fácil de tratar. Esto se debe a que su conciencia de su entorno se está expandiendo y tiende a pensar fuera de la caja. Eres más creativo y piensas más orientado a soluciones al ver más posibilidades para las cosas que en una visión negativa, donde puedes hacer todo mal y ya condenado al fracaso. Una perspectiva positiva de la vida también tiene un impacto en sus relaciones interpersonales. Pareces más digno de confianza y tienes más éxito social.

El pensamiento positivo es un proceso de aprendizaje. Descubra sus debilidades y apóyelas. Luego, practique más confianza en sí mismo disipando sus creencias negativas arraigadas. Para hacer esto, primero debes reconocerlos conscientemente. Vea de dónde vienen sus actitudes y convierta gradualmente sus creencias en la dirección positiva. Deja de usar frases como:

  • "Eso no estuvo tan mal en absoluto", pero "lo hice bien".
  • "Yo puedo / no puedo hacer eso", sino más bien "yo puedo / puedo hacerlo"
  • "Otros son mejores que yo", sino más bien "Yo soy tan bueno como los demás"

Deja de hacerte a ti mismo y a los demás malos y concéntrate en lo que eres bueno. No tiene que ser un todoterreno en todos los campos, pero también tiene cualidades y calificaciones con las que puede brillar y por las que merece reconocimiento (incluso de usted mismo).

 

3. Regeneración y sueño reparador para un buen comienzo de semana

Para que pueda comenzar su lunes por la mañana relajado y lleno de energía, debe asegurarse de obtener un sueño óptimo. Si no duerme lo suficiente, probablemente notará esto en su desempeño al día siguiente. Estás menos concentrado, menos atento, más irritable y tu estado de ánimo y motivación dejan mucho que desear. Prepare su sueño de manera óptima acostándose a tiempo y haciendo cosas relajadas una hora antes de acostarse. Evite la luz azul para que su cuerpo pueda producir melatonina y prepararse para dormir. Mantenga su dormitorio lo más oscuro posible y convierta su cama en un área restringida. Conecta este lugar con el descanso y la relajación: ¡el trabajo no tiene cabida en él!

 

4. Empiece la semana con una nota positiva: sea amable con usted mismo y con los que le rodean

¿Está familiarizado con eso? Te levantaste con el pie izquierdo, te miraste en el espejo y pensaste: "Esto no puede funcionar hoy". ¿Te gustaría darte la vuelta de inmediato y acurrucarte en el edredón? Es cierto que hablar positivamente y sobre todo ser amable contigo mismo o hacerte cumplidos puede ser un verdadero desafío en unos días.

En lugar de mirarse de mal humor en el espejo y atormentarse distraídamente durante la mañana, levántese con confianza y dése una sonrisa. Con el principio de encarnación, la psique no solo debería influir en el cuerpo. Según este método, la percepción del cuerpo y de uno mismo también debería influir en la psique de la persona. Puede que te sientas estúpido al principio, pero pruébalo y afecta conscientemente tu estado de ánimo con gestos y expresiones faciales. ein.

También irradia tu buen humor y tu racha positiva al mundo exterior. Incluso en la estresante vida diaria, no olvide agradecer a su colega por su ayuda con un proyecto o felicitarlo por su buen trabajo. Tampoco debes olvidarte de ti mismo. En la sociedad competitiva actual en particular, esperamos cada vez más de nosotros mismos, lo que nos somete a una presión aún mayor cada día. A menudo tenemos la sensación de que somos insuficientes o de que no nos estamos desempeñando bien. En lugar de concentrarse en cosas que no funcionan bien o según lo planeado, debe concentrarse en sus éxitos y darse una palmadita en el hombro. Al final del día, puede usar su ahead Agenda diaria Registra tu éxito del día y vete a la cama sintiéndote positivo.  

5. Evite las comidas abundantes a última hora de la noche

Las comidas abundantes, azucaradas o abundantes por la noche pueden ser responsables de empeorar su sueño. Las comidas con un alto contenido de grasas pueden forzar la digestión y provocar insomnio. Su cuerpo debe estar ocupado regenerando durante la noche para que esté descansado y en plena forma por la mañana.

La posición acostada al dormir significa que la comida es más difícil de digerir porque no puede "deslizarse" hacia abajo, por así decirlo. Ciertamente ya ha experimentado que comió algo tarde en la noche y al día siguiente tiene un paladar agrio o una sensación incómoda en el estómago. Puede imaginar el mismo principio con una comida abundante: el cuerpo necesita varias horas para digerir la comida. Por eso es más saludable y agradable tener su última comida lo suficientemente temprano.

Por ejemplo, puede comparar esto con una comida antes de un entrenamiento. Si come mucho antes de hacer ejercicio, la sangre se concentra en el estómago y no puede irrigar los músculos de manera óptima. Lo mismo ocurre con el sueño: en lugar de transportar importantes nutrientes, hormonas, etc., su sangre está ocupada con la digestión. Por ejemplo, puede llevar hasta 5 horas metabolizar un trozo de carne.

 

6. Establezca sus prioridades para el comienzo de la semana y fíjese metas

En un segundo paso, puede priorizar sus próximas tareas el lunes que anotó el domingo. ¿Qué proyectos están pendientes en la oficina y hay que hacerlos primero porque se acerca la fecha límite? Categorice su lista de prioridades y trabaje en sus tareas en consecuencia. De esta forma, sabrás directamente al día siguiente por dónde empezar de nuevo si no pudiste completar la tarea el día anterior. Por ejemplo, puede numerar sus tareas o escribirlas en el orden apropiado.

fijar metas tiene sentido para que sepa lo que tiene que hacer y lo que quiere lograr, además de ser útil para mantener la concentración. Sin embargo, no se fije demasiado y piense de manera realista lo que realmente puede hacer.

 

7. Motívese alcanzando hitos al comienzo de la semana.

Engañate y motívate alcanzando hitos y, por tanto, pequeñas metas. De esta forma, ya experimentarás éxitos al inicio de la semana y tendrás partes de tus proyectos casi terminadas. Si tienes la sensación de que has logrado algo, tiene un efecto positivo en tu estado de ánimo y bienestar, porque puedes ir a la velada satisfecho y marcar las tareas de tu agenda diaria. Si nota que quedan demasiadas tareas abiertas, debe dividirlas nuevamente en tareas más pequeñas o considerar si es posible que haya esperado demasiado.

 

8. Disfrute de la tarde después del trabajo y relájese para comenzar la semana con éxito.

Si va a trabajar después del trabajo, también debería hacerlo. Apaga y haz cosas que te relajen y te hagan feliz. Ha hecho su trabajo para este día y continuará ocupándose de él mañana. Tú sabes mejor lo que es bueno para ti. Muévete, haz amigos o combina estas cosas. Cuando esté en el sofá después de una agradable velada y una buena película, póngase cómodo. Cuando se desconecta después del trabajo, está relajado para su próximo turno, tiene más energía y puede trabajar de manera productiva.

 

Siguiente nivel: más consejos para aumentar la productividad

Si desea saber qué más puede hacer para mejorar su aumentar la productividad Philip tiene otros trucos para ti que puedes implementar:

 

 

Conclusión

Un fin de semana solo sería la mitad de agradable si no pudiéramos mirar hacia atrás en una semana productiva y exitosa. Con todas las obligaciones y tareas, realmente puedes valorar tu tiempo libre y probablemente usarlo más. Con nuestros consejos para un buen comienzo de semana, que se extiende hasta el fin de semana, puede dejar atrás el mal humor matutino y el cansancio del lunes. Prepárese y documente sus tareas para que siempre tenga una visión general. Ponte de buen humor por la mañana, sube la música y planifica el tiempo suficiente para entrar en el ritmo. Motívate alcanzando tus hitos y apreciándote a ti mismo y a tus logros.

 

 

 ¹La vitamina B6 contribuye al funcionamiento normal del sistema nervioso y al funcionamiento psicológico normal. La vitamina B12 contribuye al funcionamiento psicológico normal y al metabolismo energético normal. ²La riboflavina protege a las células del estrés oxidativo. ³La vitamina B12 ayuda a reducir el cansancio y la fatiga. Evidencia del estudio: ver EFSA Journal 2010; 8 (10): 1756